Ene 27, 2019
1169 Views
6 0

Ruta de la Seda

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

La Ruta de la Seda fue la principal ruta comercial antigua que unió China, Asia Central y la antigua Persia con el mar Mediterráneo, en Europa. La Ruta de la Seda es sin duda una de las rutas de comercio internacional más antiguas del mundo. No había una sola Ruta de la Seda, sino cientos de rutas antiguas y decenas de puestos comerciales que formaban una red comercial terrestre que comenzaba en China. Gracias a la Ruta de la Seda la antigua civilización china llegó a ser conocida en el mundo.

¿Cuándo se estableció la Ruta de la Seda?

Los historiadores datan el origen de la Ruta de la Seda en el siglo II a. C., época en la que un bienes como el jade, el bronce o la seda, viajaban a través de Asia Central.

¿Cómo y porqué surgió la Ruta de la Seda?

La Ruta de la Seda se originó no con fines comerciales sino militares. El emperador chino Wudi (que reinó entre 141 y 87 aC) envió a un funcionario de la corte a Asia Central en busca de aliados para frenar los asaltos de la confederación de pueblos pastores nómadas Xiongnu de Mongolia. Así, los asiáticos centrales y, más tarde, los persas y el Imperio Romano, comenzaron a codiciar los productos chinos, especialmente la seda, lo que llevó al desarrollo del comercio.

Los desarrollos políticos fueron vitales en la operación de la Ruta de la Seda. Cuando las caravanas atravesaron Eurasia, eran vulnerables a las guerras, los ladrones y otras formas de agitación económica y política. Las condiciones estables que fomentaban el comercio requerían gobiernos fuertes y centralizados. La estabilidad era también la necesaria en China y Persia, los dos centros más importantes para el comercio de Silk Road. A medida que aumentaba el interés en el comercio durante los siglos II y I a.C., la dinastía Han de China y el imperio de Partia en Persia estaban alcanzando sus cotas más altas de poder, asegurando así las condiciones óptimas para el comercio. Simultáneamente, la República Romana (y más tarde el Imperio Romano) florecía. Tanto el emperador Han como el emperador romano construyeron caminos dentro de sus propios dominios, facilitando así el viaje en caravana.

¿Qué países se encuentran en la Ruta de la Seda?

La Ruta de la Seda consistía en varias rutas principales que se fueron desarrollando en respuesta a los obstáculos ambientales y las circunstancias políticas cambiantes.

Todas las caravanas que viajaban de este a oeste desde Chang’an en el norte de China viajaron a lo largo de la histórica región de Hexi, entre el Desierto de Gobi, al norte y las montañas Qilian, al sur.

En Jiayuguan, las caravanas abandonaron la protección del muro a lo largo de la frontera norte de China (reconstruida siglos más tarde como la Gran Muralla) y se dirigieron a Anxi.

Vista aérea de la carretera del Tarim

Vista aérea del desierto de Taklamakán

El primer gran obstáculo a lo largo de la ruta fue el inhóspito desierto de Taklamakán, que se encuentra más allá de Anxi. Aquí, algunos viajeros continuaron hacia el sur, mientras que otros fueron hacia el norte. La ruta del sur pasaba por Dunhuang, una ciudad oasis que más tarde surgió como un centro de aprendizaje y arte budista.

En Dunhuang, el camino se dividía de nuevo: un ramal bordeaba el desierto de Taklamakán por el sur y el otro por el norte. La bifurcación del sur entraba en la cuenca del río Tarim y bordeaba el flanco norte de las montañas Kunlun. Cerca, los comerciantes descansaban en Jotán, ciudad oasis que se convertiría en un importante centro de jade.

La ruta más larga y tortuosa del norte desde Anxi se desvió hacia el norte a lo largo de las franjas de un sector desolado del desierto. Sin embargo, una vez que una caravana había llegado a Kumul, había completado la etapa más ardua y peligrosa del viaje. La caravana luego seguía las estribaciones del sur de las montañas Tian Shan a través de las ciudades de Turfán y Yanqi. La ruta norte se encontró con la bifurcación norte de la ruta sur en Korla antes de llegar a Kasgar.

La ruta desde Kashi hasta el oeste de Asia varió considerablemente a medida que los nuevos pueblos e imperios aumentaron y disminuyeron durante los aproximadamente 1.500 años de comercio a lo largo de la Ruta de la Seda. Sin embargo, todos los viajeros tuvieron que cruzar alguna de las cordilleras de Asia Central. Un de las rutas se dirigió hacia el oeste para cruzar las montañas de Tian Shan (entre Kazajistán, Kirguistán y China), descendiendo después hasta Samarcanda y Bujará (ambas en Uzbekistán). Esta ruta, más adelante, cruzaba el río Amu Daria y continuaba hasta Merv, en Turkmenistán.

La otra ruta se dirigía hacia el sur a través de la Cordillera del Pamir a Balj (Afganistán) antes de seguir su camino hacia Merv. Desde Merv, los viajeros se dirigían a Nishapur, Irán. Luego, bordeando el mar Caspio por el sur, algunos continuaban hacia el oeste hasta Palmira en Siria y el mar Mediterráneo, mientras que otros tomaban la ruta hacia Bizancio (más tarde Constantinopla, hoy Estambul, Turquía). En períodos posteriores, las ciudades persas (hoy Irán) de Tabrīz, Shīrāz y Isfahán se convirtieron en centros políticos vitales.

Muy pocas fueron las caravanas o los mercaderes viajaron toda la distancia desde Chang’an hasta Asia occidental. Los bienes se comercializaron a lo largo de la ruta y se organizarían nuevas caravanas para transmitir la carga al próximo emporio comercial. Los oasis, con suministros de comida, agua y caballos y camellos frescos, fueron vitales para el buen funcionamiento de la Ruta de la Seda.

Los residentes locales multiétnicos que hablaban varios idiomas brindaron un servicio valioso, promoviendo la comunicación y el comercio con las caravanas viajeras. Los asiáticos centrales y los persas sirvieron como los principales comerciantes en la ruta porque los gobernantes chinos generalmente prohibían a sus propios comerciantes viajar al extranjero.

El comercio en la Ruta de la Seda

Los viajes en la Ruta de la Seda implicaban numerosas dificultades y obstáculos, como lo demuestran los informes de los viajeros sobre los cadáveres que encontraban por el camino.

¿Cuáles eran las dificultades de la Ruta de la Seda?

Algunas de las dificultades de la ruta surgían por un clima inhóspito y un terreno difícil de atravesar. Por ejemplo, cruzar el desierto era extremadamente peligroso, ya que los viajeros tenían que lidiar con el calor, la sed y las repentinas tormentas de arena. El derrame accidental o el robo de agua podía convertirse en un desastre mortal. Para ayudar a superar tales obstáculos, las caravanas del desierto dependían de los camellos como animales de carga. Los camellos podían cargar más peso y requerir menos agua que cualquier otro animal. Sin embargo, su crianza y el mantenimiento requería experiencia, consumía mucho tiempo y era costoso.

En los pasos de montaña que se encontraban en altura, los viajeros se encontraban temperaturas extremadamente bajas. El hielo y la nieve, las avalanchas y el mal de altura eran amenazas de muerte.

El viaje era especialmente difícil en Asia Central, donde la ruta comercial generalmente seguía senderos irregulares y no caminos bien diseñados y marcados. Las nieves invernales y las inundaciones estivales a menudo oscurecían los senderos, haciéndolos difíciles de encontrar.

Las redadas de bandidos, sobornos y aranceles aduaneros aumentaron el costo y el peligro de viajar por la Ruta de la Seda. Los saqueadores recorrían el desierto y las estepas, cazando caravanas cargadas de seda y otros objetos de valor. Varios reinos y ciudades a lo largo de la ruta exigían pagos a cambio de permitir que las caravanas pasaran por sus territorios.

Si entrañaba tantas dificultades, ¿porqué fue tan longeva la Ruta de la Seda?

Teniendo en cuenta los costes y la poca seguridad de los comerciantes que utilizaban la Ruta de la Seda, su continuidad durante 1.500 años requiere una explicación. Las élites europeas de la época estaban dispuestas a pagar sumas sustanciales por productos chinos, como seda y porcelana, ya que eran productos que nadie sabía producir en Europa. Los comerciantes reconocieron rápidamente los beneficios que podían obtener y apostaron por su capacidad para superar los numerosos obstáculos de la ruta y entregar su mercancía.

¿Quiénes se beneficiaron de la Ruta de la Seda?

Si bien el comercio de la Ruta de la Seda enriqueció a unos pocos comerciantes, aportó poco económicamente a los imperios que vinculó. Los bienes comerciales tenían que ser bajos en volumen y altos en valor porque se transportaban en la parte posterior del limitado número de camellos en cada caravana. Así, por necesidad, eran artículos de lujo y no materias primas esenciales para el uso diario. Los oasis y las ciudades a lo largo de la ruta se beneficiaron del comercio de la Ruta de la Seda y se basaron en él para su existencia. Los grandes imperios de Persia, China y Roma, sin embargo, podrían haber sobrevivido fácilmente sin el comercio de bienes de lujo.

El arte y la religión en la Ruta de la Seda

Aunque el significado económico de la Ruta de la Seda fue limitado, el impacto cultural que dejó como legado fue importantísimo. Tanto comerciantes como artesanos y misioneros que viajaron por las rutas comerciales, trajeron consigo nuevos productos, ideas y tecnologías.

Por ejemplo, a finales del siglo II, cuando la dinastía Han estaba decayendo, el pueblo chino encontró estabilidad y comodidad en una nueva religión que se les presentó a través de los viajeros de la Ruta de la Seda: el budismo. El budismo, comenzó a aparecer en los oasis y ciudades de Asia Central, y se extendió a China durante el siglo I. El budismo influyó enormemente no solo en las opiniones espirituales de los chinos, sino también en sus dietas, prácticas funerarias, artes o estructuras económicas de la sociedad.

El estilo de la pagoda en la arquitectura, los nuevos diseños y motivos en la pintura o las esculturas del Buda histórico contribuyeron enormemente al arte chino. Se produjeron espectaculares esculturas y pinturas budistas en las cuevas de Mogao en Dunhuang y en Kyzyl (en el sureste de la actual Rusia), dos lugares vitales a lo largo de la Ruta de la Seda.

El fin de la Ruta de la Seda

La caída de la dinastía Han a principios del siglo III hizo que el comercio de la Ruta de la Seda disminuyera. Sin embargo, el auge de la dinastía Tang en el siglo VII hizo que la ruta resurgiera.

De hecho, el período Tang fue testigo de una cantidad aún mayor de productos que viajaban a través de Asia. Simultáneamente, la difusión cultural aumentó, a medida que el Islam, las religiones persas y la música y la danza de Asia Central llegaron a China, teniendo una gran influencia en el país.

La caída de los Tang a principios del siglo X redujo drásticamente el tráfico de la Ruta de la Seda. Tendencia que se invertiría nuevamente en el siglo XIII, cuando las conquistas de los mongoles dieron paso a una era de contactos frecuentes y prolongados entre el este y el oeste.

Al construir el mayor imperio de tierras contiguas en la historia mundial, los mongoles aceleraron y alentaron a viajar a través de Eurasia.

Artesanos, misioneros o comerciantes, incluido Marco Polo, hicieron el viaje. Este mayor contacto creó una demanda de productos asiáticos en Europa, una demanda que inspiró la búsqueda de una ruta marítima a Asia. Esta llegó a fines del siglo XV vía Cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica y fue un duro golpe para la salud de la Ruta de la Seda.

Los grandes buques oceánicos podían transportar bienes esenciales y materias primas de mayor tamaño que las caravanas en la Ruta de la Seda. El comercio marítimo también conllevó menos costos y experimentó menos acoso y saqueo que el comercio en tierra.

A medida que cesaba el comercio terrestre a larga distancia y las técnicas agrícolas deficientes cambiaban cada vez más las tierras fértiles a los desiertos, la importancia de las ciudades y oasis de Asia Central disminuyeron significativamente.

Durante los siglos XVIII y XIX, la mayor parte de Asia Central cayó en manos de una dinastía china Qing en expansión y del Imperio ruso.

Las autoridades chinas y rusas continuaron gobernando a los pueblos islámicos y budistas de Asia Central hasta tiempos recientes. Mientras tanto, los arqueólogos y exploradores europeos saquearon la región llevándose algunos de los mayores tesoros artísticos. Enviaron estos tesoros al Museo Británico de Londres, al Guimet de París y a otros museos de europeos.

La Ruta de la Seda hoy

Aunque la Ruta de la Seda ya no existe como ruta comercial, muchos lugares a lo largo de su curso siguen siendo importantes destinos turísticos. Estos sitios incluyen las antiguas metrópolis comerciales de Samarcanda, Bujará y Jiva en Uzbekistán, con sus famosas mezquitas y mausoleos o las ciudades de Dunhuang, Kasgar y Turfán, en China, con sus tesoros artísticos y arquitectónicos.

Foto de cabecera: Montaña Tupopdan, de 6, 106 metros, al norte del pueblo de Gulmit, en la región del valle de Hunza, Pakistán. Este pintoresco valle fue uno de los pasos importantes a lo largo de la antigua Ruta de la seda, situada entre China y Afganistán. Foto de Shahid Mehmood. Via: The Atlantic

Libros, guías y mapas de La Ruta de la Seda

Archivado en:
Lugar:
Asia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *